lunes, 7 de enero de 2013

Adaptación (maternal) a la guardería

Después de meditarlo mucho, al final he decidido apuntar a Juanito a una escuela infantil. 

Lo hago sobre todo por mí, no me voy a engañar. Las mañanas con los dos no me dan para nada,  me gustaría tener algo de tiempo libre. Pero también lo hago un poquito por él, por dos motivos fundamentalmente:

Porque creo que la casa se le está quedando un poco pequeña y que le podría sentar bien salir y jugar con otros niños. 

Y porque come fatal. Soy una negada para planificar un menú semanal variado y adaptado a sus gustos y necesidades. Y cuando lo intento, me paso la mañana estresada para cocinar algo que le guste y que sea sano. Por eso me llevan los demonios cuando lo rechaza de pleno y me pide queso. Sólo quiere queso, qué cruz. Si no se lo doy, pilla una rabieta tremenda. A veces la pilla aunque le dé el quesito de las narices. Y yo pierdo la paciencia con demasiada facilidad..., un día me eché a llorar y todo. Pobrecito, al verme llorar se asustó y se puso a llorar también. Cuando me di cuenta de mi papelón de malamadre histriónica, me di un par de tortas mentales y me calmé. Pero a veces sigo llorando y pataleando por dentro, lo cual no debe de ser muy bueno para mi precaria salud mental. En fin, que espero que en la guardería, cuando vea comer a los otros niños, se anime a probar cosas nuevas y empiece a comer más variado. Y si la lía y exige su queso, que suden y negocien las profesoras, que yo necesito paz. "Ohmmmmm..."

No creáis, la paz mental la alcanzaré cuando compruebe que se adapta bien y que está feliz allí. Llevo toda la Navidad agotando la paciencia de mi Santovarón con mis "Si-esto,Si-lo-otro"


-Oye, Santovarón...
-...Qué...
-Que si en la guardería Juanito empieza a pillar un virus detrás de otro y a pegárselos a Lagorda...que lo saco de la guardería, ¿eh? que Lagorda es muy chica para estar pillando de tó...
-Que síí, ya se verá, ¿no?
-Bueno.

Al rato:


-¿Y si las profesoras son de la escuela de la mano dura y no le consuelan cuando llore? ¿Y si no le tratan con cariño? Que con su edad es más importante que se sienta querido y seguro que enseñarle los colores ni disciplinas ni historias...
-¿quieres dejar de darle vueltas antes de tiempo?
-Vaaaale.


Al día siguiente:

-Oye, Santovarón, que he estado pensando.
-Para qué piensas, no pienses.
-Calla. Que he estado pensando... que si Juanito llora mucho, o me pide que no lo lleve a la guardería,...que yo lo intento una semana, pero no más, ¿eh? No hay necesidad.
-Que no, que se lo va a pasar muy bien. Todos lloran al principio. Y no pasa nada que llore, tiene que llorar.
-¡Que sí pasa! Todo el mundo con lo mismo, oye. Qué hartura de frasecita. Ya sé que no se muere por llorar, pero sí que se ha visto que... uf, no sé explicarlo bien. Si leyeras alguna de las cosas que te paso...
-Ya las lees tú.
-...Ohmmmmmm...

10 comentarios:

  1. Jajaj vaya conversación, me la imagino como si fuera en mi casa. Tranquila que seguro que va a estar fenomenal y de todas formas pase lo que pase te vas a preocupar. Si esta mal porque te sentirás mal y si esta bien porque igual te da por pensar que esta mejor allí, somos asín de tontacos. La nuestra se queda mañana con mi madre por primera vez y estamos de los nervios, pero bueno hay que seguir adelante, no queda otra!
    Besos y ánimo, por tu salud mental :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los ánimos. Como tú dices, los padres somos muy tontacos, y yo además soy muy de ponerme la tirita antes de tiempo, jejeje.

      Por tu pequeña no te preocupes, que con las abuelas están fenomenal, para mí son la mejor opción. Disfrutan los niños y las abuelas... rejuvenecen! Al menos mi madre, desde que ve a los niños a diario, ha dejado de padecer tantos dolores y achaques.
      Un abrazo gordote.

      Eliminar
  2. Ese "ya las lees tú" me suena, jejejeje. Pero tiene razón tu Santovarón, te estás adelantando a los acontecimientos. Si tu crees que le va a gustar ir y estar con otros niños, será así que para eso eres su madre y lo conoces. Y si no sale bien no pierdes nada, lo sacas y ya está. Ya verás como nos das buenas noticias.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, trasmites paz y sentido común, lo cual me viene muy bien, que a ratos me lío y relío yo sola con mis neuras. Por cierto, que ya veo por la hora del comentario que no te están dejando dormir... Yo tampoco estoy durmiendo mucho, tengo a Lagorda con tos y mocos. El día que duerma del tirón lo voy a celebrar por todo lo alto... durmiendo, por ejemplo. ;P

      Eliminar
  3. Seguro que le gusta mucho la escuela y hace amigos con facilidad y se lo pasa bien. Ya lo verás!

    Mucho ánimo y que esos ratitos que te vas a dedicar a ti misma te sean beneficiosos y se propaguen a una mejor calidad del tiempo que compartas con los peques.

    Un abrazo GRANDE!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Joha, eso espero. Bienvenida por mi rincón y un abrazo!

      Eliminar
  4. Oins que lejos me quedan estas comederas de tarro..... pero vendrán! Así que directamente imprimo tus conversaciones, porque serán más o menos un calco jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tan lejos, no tan lejos, en nada estás preocupándote hasta por la Universidad, que las madres somos mu apretás! jeje. Un besote.

      Eliminar
  5. Ayyy bonita, qué difícil es todo!
    Yo llevo un par de meses que por lo menos cada diez días lloro delante del niño, y el me dice "pis pas llorar mamá" y se me parte el alma, ayyyy Pero hay algo que me consuela, las lágrimas también son parte de la vida, después hablo con él y pienso que lo entiende. Tenemos un repertorio muy rico de emociones y no es muestra de debilidad si no de ausencia de bloqueos, mas vale una expresión de tristeza a tiempo que un estallido o hastío a destiempo.
    Un besazo linda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Silvia. Yo tampoco soy partidaria de reprimir los sentimientos, pero mi niño se asustó bastante al verme llorar de repente y se echó enseguida a llorar él. Me parece que es muy pequeño para entender que su mamá tiene dudas y miedos y que también llora. Por suerte, he empezado el año tomándome las cosas con más calma. Un abrazo gordo.

      Eliminar