jueves, 14 de febrero de 2013

Crianza respetuosa, de la teoría a la práctica.

Desde que tuve a Juanito he leído un montón sobre crianza. Sobre todo en blogs, también algunos libros. Y tengo que reconocer de qué pie cojeo. Me gusta Carlos González, me gusta Rosa Jové, me gustan los artículos de la web crianza natural. No estoy de acuerdo con todo, pero, de momento, me parece que la crianza respetuosa es el mejor camino. No me gusta el término crianza con apego. Tampoco me convence el término crianza natural. Creo que crianza respetuosa lo define mejor. Porque se trata de un estilo de crianza que se centra en el respeto de las necesidades, los derechos y los ritmos del niño, al que considera al mismo nivel que un adulto. 

Como digo, me va esto de la crianza respetuosa. ¿El problema? Que se me da de pena. Tendría que hacer un master en psicología y luego acumular 20 años de experiencia y aún así perdería la paciencia 20 millones de veces al día. 


Ejemplo: Ayer, hora de la siesta. Juanito se cae de sueño. Además está enfermo y necesita descansar para recuperarse. Además llevo dos noches durmiendo muy poco y YO necesito un rato de descanso como el comer. 


15 horas. Modo madre-buena-dialogante ON:  -¿Vamos a tomar un biberón de leche a la cama? ¡Venga, sí, vamos! 


15:20. Usando técnicas de relajación. - No, no te levantes de la cama, espera, ¿Quieres que te eche cremita en la cara? Venga, túmbate. Eso.


Después de dejarlo embadurnado y que se quede medio atontado en la cama, vuelvo al salón.


A los 5 minutos, oigo un ruido y lo descubro encaramado a la mecedora de su cuarto, intentando abrir la ventana.


- ¿Qué haces? ¡Que te vas a caer! ¡La ventana no se toca! Vuelve a la cama. 


- ¡No!, ¡eo jugá!.


- Que no, que es hora de dormir. Venga, me acuesto contigo un rato


15:30 horas. Después de 15 minutos haciéndome la dormida mientras el energúmeno de mi hijo se monta y desmonta de mi barriga al grito de Hia! hia!, se me agota la paciencia del todo.


Modo madre muy seria y autoritaria pero que no grita (o lo intenta) ON: - He dicho que te quedes en la cama un rato. Y NO TE LEVANTES.


Me espero un rato en el cuarto, vigilando, hasta que se tumba en su almohada y se le cierran los ojos. Vuelvo al salón. A los dos minutos, aparece por la puerta sonriendo de oreja a oreja:


-¡Mamá, eo jugá!


Ahora me acuerdo y me río, pero en ese momento le quería pegar. Si, es muy triste, tenía unas ganas tremendas de "darle una bofetada para demostrarle quién manda..."


-¡He dicho que te acuestes que es hora de echar la siesta! 


A los 5 min, vuelta a empezar.


- ... ¡como te levantes otra vez me enfado mucho!


A los 5 minutos, madre energúmena que ha perdido los papeles ON: - ¡¡He dicho que te quedes en la cama!! ¡¡Es hora de dormir y punto!!¡Como te levantes otra vez te doy en el culo!


Tras darle un azote en el pañal, pedirle perdón después, volver a perder los papeles y enfadarme con él, que el pobre me siguiera llorando por toda la casa mientras yo me negaba a cogerle... de repente exploté. Me sentí fatal por tratarle así. Me sentí frustrada, cansada e infeliz. Y me eché a llorar.  


Así que, al final mi estilo de crianza es más bien un "sobrevivo como puedo". Y hay días que se me da fatal. Sobre todo cuando estoy cansada, preocupada por algo, o saturada de estar encerrada en casa con los niños enfermos y los Little Einstein de las narices puestos en bucle, capítulo tras capítulo. Porque esos días es que me gustaría dimitir de madre, de verdad. O, como le digo a mi santovarón de vez en cuando, morirme un ratito. 


Dicho así en frío suena exagerado y egoísta. Pero es así. Muchos días me siento así.


Por suerte, el mal día pasa. Los niños mejoran, las noches mejoran. Y luego, cuando descanso y me sereno, me doy cuenta de que no tengo derecho a quejarme y de que tengo todos los motivos del mundo para ser feliz. Así que, me armo de paciencia y lo sigo intentando lo mejor que puedo. 



19 comentarios:

  1. Te entiendo!! creo que nos pasa a todos. Hay que echarle paciencia.Crianza con paciencia le llamaría yo. Todos estamos cansados y nos pesa que se rebelen y nos dejen más tiempo sin dormir!! Ahí yo aplico o tú o yo. Y acabo por dormirme con Gnomita al más puro estilo si no puedes con tu enemigo... y no pasa nada por reñirles. De hecho no son adultos, hay que enseñarles pautas y hábitos y a portarse bien. y un tras traz en el pañal no es nada, suena pero no duele. Bah!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Crianza con paciencia, muy bueno. Desde luego que los hijos ponen a prueba nuestra paciencia... y nuestra capacidad de vivir (o malvivir) sin dormir! Ahora comprendo a un compañero de trabajo que me aseguraba que dormía más de guardia que en casa. Y yo que pensaba entonces que exageraba, jeje.

      Lo del azote en el culo, pues no me voy flagelar por ello pero tampoco me voy a justificar. Vale, no pasa nada. Pero la cara que puso de sorpresa y desconsuelo no la quiero volver a ver...

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Te adoro! Primero, porque lo de "crianza con apego" tampoco me gusta a mí (hay apego seguro o inseguro, ambivalente, etc). Y luego porque eres de este mundo, del mundo donde los niños te sacan de quicio y acaba una hasta los mismos cojines, que hay algunas que parecen descender directamente de Job :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Je, yo es que soy muy muy humana, porque me equivoco mucho. Y mis cojines se me hinchan con muuucha frecuencia.... ;P

      Hace unos años descubrí que tenía que aprender a ser más indulgente conmigo misma si quería ser feliz. Y ahora veo que este ejercicio de autoindulgencia es más necesario aún en la maternidad, si no queremos que la culpa y la frustración nos impidan disfrutar de todo lo bueno, que es mucho. En cuanto a esas santas madres pacientes que descienden directamente de Job (jejeje), la verdad es que algunas son mi modelo a seguir, una fuente de inspiración... aunque, entre tú y yo, o tienen niños muy buenos, o hablan de la teoría más que de la práctica. Porque yo creo que toooodas todas perdemos la paciencia y los papeles de vez en cuando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Ufff tengo dos peques....3 años y medio y 17 meses.....Te entiendo porque yo hoy estoy a punto de volverme loka a ratos....
    Para echarle las gotas en los ojos al mayor por una conjuntivitis 15 min de trasiego por la mañana con llorera...y cuando lo deje en el colegio y crei que estaria tranquila, mi pequeña monstrua se tira al suelo en cuanto le digo a algo que NO( acaba de empezar con las rabietas).
    Y si, yo tambien me desespero, chillo de mas e incluso lloro!
    Sabes lo que demuestra eso?? Que sentimos, que somos madres y personas, erramos y maduramos en el proceso! Y que nadie es perfecto!
    Leches tambien tenemos derecho a equivocarnos!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, es natural que nos equivoquemos. Lo importante es que lo intentamos como mejor sabemos, porque queremos a nuestros hijos. Y lo de que maduramos en el proceso me ha gustado mucho, me lo apunto para animarme a mí misma la próxima vez... ;)
      Un beso.

      Eliminar
  4. Podria haberlo escrito yo palabra por palabra...yo ya paso de ponerle nombres a como la crio...la crio como puedo, con limites con respeto como me va saliendo...pero con la intencion de hacerlo bien...
    Cuando exploto luego me siento culpable y pienso que la voy a volver bipolar...mama cariñosa/mamá bruja en menos de 10 min ¿como es posible? seguro que eso le afecta seguro, le marca para siempre...
    no se!
    y luego pienso que no tengo qu ser tan dura conmigo, que ella tambien tiene que aprender a convivir con respeto.
    Mi ultimo exabrupto fue anteayer...B tambien está mala...chica para la comida no la persigo ni la insisto, está enorme y come bien salvo cuando no quiere....pero ¿y el antibiótico? ahi si que la persigo, la insisto intento razonar y ajaja no razona pq tiene dos años y le da igual todo....
    mamá va por las buenas, se empieza a enfadar pero intenta conciliar...y cuando nada funciona...la explosión y después la culpabilidad pq la adulta soy yo...pero...
    Saber que le pasa a más gente consuela!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, el complejo ese de "madre esquizofrenógena" también lo tuve yo ese día, porque le estaba gritando y al momento le estaba abrazando para que no llorara. Y entonces pensaba: "lo voy a volver loco al pobre". Fue una espiral de mal rollo tremenda.

      Es verdad que no se puede encasillar en un nombre la educación que damos a los hijos. Seguramente hay tantas opciones distintas como familias. Además, que a lo largo de estos dos años he cambiado mi modo de pensar. Pero, en el fondo, siempre sigo siendo mucho más de Rosa Jové que de Supernanny.

      En lo de que no tenemos que ser tan duras con nosotras mismas estoy totalmente de acuerdo. Como decía antes, creo que las madres tenemos que practicar más la autoindulgencia. Y sí, será consuelo de tontos, pero consolar consuela un montón... ;)

      Un abrazo!

      Eliminar
  5. Tengo la sensación de que acabo de leer mi futuro, ufff... Porque mis intenciones son las mejores, de mamá empática y respetuosa, pero lo cierto es que yo tampoco soy de la cuerda del Job ese...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimo, no te preocupes antes de tiempo y disfruta de tu bebé. Mi gorda da mucho trabajo y me da malas noches, pero no tengo que dialogar con ella y la contento fácilmente. Ah, y no sabe decir NO! jejeje.
      Un abrazo gordo.

      Eliminar
  6. Creo que como todas eres humana hija mía y perder la paciencia entra dentro de nuestras virtudes...sobre todo si una tiene sueño y está hasta el moño que el miniser quiera fiesta!! A mi también me pasa cuando me desespero pero luego la veo y me siento mal porque ella en el fondo no tiene culpa ninguna, que es un bebé, así que me imagino cuando me mande a freir monas. Qué paciencia tengo que desarrollar!
    Un beso mu gordo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, nada de pan, los hijos deberían venir con pastillas de paciencia bajo el brazo...
      Un abrazo gordote.

      Eliminar
  7. La teoría es muy bonita, pero la vida real, nos pasa a todos, y a quien no, o tiene horchata en las venas o miente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, algún mentirosillo tiene que haber por ahí, porque no puede ser que tooodas las madres que me encuentro últimamente tengan bebés que duermen del tirón desde los 2 meses!!
      Bienvenido a mi blog y gracias por comentar.

      Eliminar
  8. Que excelente post! lo importante de estos episodios, es que cada vez nos vamos dando cuenta de lo que estamos haciendo y caemos en conciencia más pronto de qué queremos hacer de verdad con nuestros hijos e hijas y qué no. A mi me pasa muy amenudo con el tema de los gritos, toda mi vida he visto cómo para ser firmes o hacer valer la autoridad hay que gritar y aunque es algo errado y ahora ya de adulta lo reconozco como una manera equivocada e ineficiente de comunicación, la verdad se me sale solito con mis nenas... pero bueno, sin llenarme de culpas, cada vez que lo hago, apenas me doy cuenta, bajo el tono y trato de empatizar, más que mandar... ahí voy, unos dias con más éxito que otros, pero si noto que cada vez me hago conciente más pronto y eso, a veces, me ayuda a replantearme las cosas en el momento que ocurren... como me dijo una gran amiga, los hijos vienen para perfeccionarnos... saludos a todos los que queremos criar y respetar a la vez!
    NJ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Tienes razón con lo de que con las equivocaciones al menos nos damos cuenta de lo que no queremos hacer. Y me ha gustado eso de que con la experiencia vamos aprendiendo... ¡eso espero!
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Pues creo que no voy a ser muy original, pero me identifico plenamente con tu historia. Madre exigente consigo misma que inevitablemente quiere que sus peques le hagan caso cuando ya no podemos más. Me tira eso de la crianza con respeto y paciencia, como te han dicho, pero de las palabras al hecho... pufff, no es tan fácil y con mis tres enanas suele ser habitual que me pongan nerviosa. Ains, paciencia, paciencia y paciencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tres niñas! lo raro sería que mantuvieras siempre la calma...tanta paciencia no la gasta ni la madre de Caillou, jejeje. Besos.

      Eliminar
  10. Es tannnnn real, gracias por compartirlo y hacerme pensar que nos soy la única madre ''sobrevivo como puedo''. Que frustración el dia que no conseguimos que hagan lo que les pedimos (ahí está la cosa, lo que nosotros queremos que hagan) pero como se nos deshace todo al dia siguiente cunado nos achuchan y nos dicen '' mamá te quiero muuucho''

    ResponderEliminar