lunes, 4 de febrero de 2013

¿Son beneficiosas las guarderías?

Ya está, mañana empieza Juanito la guardería. 

Después de darle vueltas al tema en Navidad, al final las dos guarderías que me gustaban estaban completas. Y casi que sentí alivio al poder postponer la decisión. En su lugar, aumenté mi ayuda doméstica (más conocida en esta casa como LaChari) a un par de horas al día, con lo que mi paz mental parece que estaba bastante recuperada. Excepto para las comidas. Juanito es caprichoso para comer y come muy poco. Intento ofrecerle una dieta variada, pero creo que no lo estoy consiguiendo. Como se me da mal la cocina, le dedico al asunto horas de planificación y tiempo que no se ven recompensadas, pues el niño la mitad de los días se niega a comer lo que le pongo, con el consiguiente berrinche por mi parte y rabieta por la suya. Además de que a esa hora suele coincidir que Lagorda se pone a llorar de sueño para sumarle estrés al asunto. 

A lo que iba. Que ha habido una vacante en una de las guarderías. Es la que menos me gustaba de las dos, pues no tiene patio exterior de juegos, pero tiene otras ventajas. Tengo buenas referencias de amigos y la he visitado y he hablado varias veces con la que será la profesora de Juanito, que me va a permitir hacer una adaptación muy gradual. Es una guardería pequeñita, toda acristalada, de modo que en cualquier momento se puede ver a los niños desde fuera. Eso transmite transparencia, me gusta. Son 20 niños de 0 a 3 años, con dos profesoras. La profesora de Juanito es tranquila y cariñosa, y también me transmite confianza. Tienen libros, pinturas, juguetes. Las paredes están llenas de dibujos hechos por los niños. Se ve todo limpio, hay bastante luz natural...

¿Los contras? El espacio no es demasiado grande. No es que estén los niños apretados, para nada, pero tampoco tienen demasiada amplitud para el trote que necesita un niño de dos años. Me gustaría un ratio más reducido (una profesora más), pero es algo prácticamente imposible de encontrar a no ser que se cambiaran las leyes al respecto.  Siempre que he ido están los niños bastante parados, jugando a juegos dirigidos, otras veces viendo programas educativos o cantajuegos en la tele.  Supongo que es casualidad, que el resto del tiempo están de otro modo, pero no me ha dado buena impresión. Yo entiendo que los niños a esas edades tienen que estar activos, jugando y explorando, no sentados viendo la tele (no mucho, al menos). Que no es que se les vea tristes, ojo, sólo que los he visto un poco apagados, demasiado sumisos, no sé. Tal vez otros, ante el mismo panorama, ven niños buenos y obedientes. Tal vez es que no estoy convencida y por eso sólo veo inconvenientes. 

He estado a punto de echarme atrás. Mi instinto de madre me dice que no hay necesidad, que haga un esfuerzo y lo siga cuidando en casa, que con LaChari me apaño bastante bien, que la atención que yo le dedico no se la pueden dar en ningún sitio... Pero por otro lado  muchas veces lo veo agobiado en casa, y no siempre puedo sacarlo a que corra y juegue un rato. Como he dicho antes, come fatal, y creo que comer con otros niños le podría venir bien. A mí esas horas de paz y "libertad" me vendrían genial. Y, además, mi entorno, incluído mi Santovarón, no paran de aconsejarme que lo apunte a la guardería desde que empezó el curso. Que le va a sentar bien cambiar de aires unas horas al día, estar con otros niños. Que va a aprender a comer. Que al menos pruebe un mes, que no pierdo nada. Que si no lo veo claro pasado ese tiempo, pues nada, lo saco y ya está. En fin, visto así...

Y claro, con la cabeza dándole vueltas al tema, anoche hice una búsqueda en pediaclic y estuve leyendo cosas aquí y allá, intentando decidirme. No sé para qué leo, si al final llego a las mismas conclusiones. Que las guarderías están bien, son una opción válida y necesaria en muchos casos, pueden tener beneficios en otros casos, pero no son "buenas para el niño" ni "la mejor opción" como creen muchos padres y abuelos. Cuidado, que no digo que sean malas, sólo que no son mejores. Que eso que me repiten mis suegros de que hay que llevarlos porque se regulan, porque cogen horarios, porque sociabilizan, porque se divierten, porque aprenden, porque les preparan para el cole... pues que no. Que no le aportan nada, que no le hago ningún mal al niño si no lo llevo. 

Todos los expertos coinciden en que hasta los tres años más o menos, la opción más saludable y beneficiosa para desarrollo del niño es que esté al cuidado de sus padres, siempre que tenga un entorno seguro y unos padres que le dediquen cariño y atención. 

Pero claro, esa es la recomendación general, luego hay que individualizar, cada niño y cada familia tienen sus particularidades, sus ritmos, sus necesidades... Y tampoco le hago ningún mal si lo llevo, ¿no? ¿Por qué entonces tengo el sentimiento de que lo estoy "abandonando" allí?

Ayyyyy, ya estoy hecha un lío otra vez. Y un coñazo, siento el rollo neurótico que os acabo de largar. Como dice mi Santo, ¿para qué leo y me complico tanto?

13 comentarios:

  1. Dejarle en la guarde fue muy muy duro, el miedo a no elegir bien, a que le pase algo, a que no le hagan todo el caso que le harias tú...agravado pq tiene 6 meses...(en mi caso)uf...
    Horrible
    pero entre que le cuidara una extraña en casa o guarde, preferi guarde, nos daban miedo los accidentes con una persona sin formación real...en el cole hay más gente, todo está más preparado y tienen un sistema de "alerta" establecido...
    Yo era de las que pensaba que guarde era mejor, que aunque hubiera tenido oportunidad de que le cuidaran los abuelos hubiera elegido guarde, y esa es una de las opiniones que he cambiado después de B.
    Nadie le va a hacer más caso que una abuela o una madre.
    Tb te digo que es una opción válida y cuando la recojo estamos supertranquilas y con ganas de vernos la una a la otra, disfruta en el cole, hace cosas que viene a enseñarme orgullosa, me "habla" de compañeros, recicla, baja al gimnasio, tiene juguetes a porrillo...no se!
    A veces es mejor darles tiempo de calidad que de cantidad, sobre todo cuando no hay otra opción.
    Animo y ya verás que en 1 semana estarás muy bien!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Uma. Es verdad que casi todas las madres que conozco lo han pasado mal cuando empezaron a llevar a sus niños a la guardería, sobre todo si eran muy pequeños (aunque algunas no lo admiten). Pero en pocos días te cuentan que los niños entran contentos, se echan a los brazos de la profesora, hacen amiguitos... Y eso me anima un montón.

      En cuanto a lo de la opción cuidador en casa o guardería, yo también me siento en general más tranquila con una guardería. A no ser que la persona que viniera a casa fuera de mucha mucha confianza, no sé.

      En fin, a ver qué tal, ya os contaré. Soy consciente de que en realidad me quejo de vicio, porque tengo la suerte de que puedo elegir, que si no se adapta, puedo echar marcha atrás.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. tok tok.

    Aquí estoy igual.
    pensando en si llevar a Sofía a la guardería o no en septiembre.

    Y sabes q he decidido?
    q sí, q voy a probar porq es una niña que necesita correr, desfogar, que busca como loca a los niños en el parque para jugar, q le vendrá bien tb para no estar todo el día con el "mío" en la boca, q hará actividades nuevas ...
    Busco la guardería sólo porq quiero q la peque se divierta y juegue.

    ¿Y q voy a hacer?
    q cuando empiece... si veo q en un mes cosa así no se ha adaptado o no la veo del todo bien... la saco.
    la guardería no es una obligación (tu peque se queda contigo y mi niña se quedaría con mi madre) si la llevo es para q esté más contenta, para q no se sienta "encerrada" en casa o q se le "caen las paredes"...

    así q tú tranquila.
    si ves q en un tiempo prudencial sigues sin "tenerlas todas contigo", saca al peque y para casa. y no pasa nada.

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esos beneficios que tú buscas en la guardería son exactamente los mismos que busco yo. Son los motivos por los que me he arrancado a hacerlo. Por eso te digo que el ver a los niños tan paradillos, viendo un vídeo...que no me ha molado nada. Pero bueno, no juzguemos antes de tiempo, ya se verá si le va bien o no. Y, como tú dices, tengo la tranquilidad de que si no las tengo todas conmigo, cada uno a su casa y no pasa nada. Eso sí, el curso que viene sí que tengo claro que va a ir a alguna guardería sí o sí, porque empiezo a trabajar y no me queda otra...

      Eliminar
    2. Es q es eso.

      Yo no quiero una guardería "aparca-niños", q vayan de una punta a otra de la habitación como mini-zombies.

      Busco un sitio q patio y zona al aire libre, porq lo q quiero es q corretee y juegue.
      Y tb veo bien q hagan "fichas" , actividades... q sepan estar más tranquilos jejeje, q disfruten haciendo cositas con las manos, manualidades...

      Me bajo de internet fichas de guardería y las intento hacer en casa con ella si le llama la atención :)

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

  4. vizcondesadesaintluc4 de febrero de 2013 20:46
    Hola,
    te leo siempre que puedo pero hace mucho que no te escribo. Mira, yo creo que lo debes ir valorando a medida que vaya pasando el tiempo. Mi hijo es hijo único, nieto único, sobrino único, bisnieto único... y los primos hermanos que tiene le llevan como mil años. Lo llevamos a la guardería con un año cuando yo ya amenazaba con subirme a la azotea y ponerme a disparar a los viandantes. En su primer año de vida no estuvo malo nunca y los primeros meses cogió de todo hasta tal punto que no pudo ir a la guardería durante más de un mes (coincidiendo con las navidades)Después, se acabaron los problemas y se lo pasó muy bien en la guardería con los otros niños. Lo que sí que hice fueron algunos cambios, al principio lo dejaba hasta las 3 PM pero luego pensé que podía dormir mejor la siesta en casa, en su propia cuna, el segundo año que fue no iba los viernes, me lo llevaba conmigo de aventura, al parque, a un centro comercial pequeñito y lo subía en los caballitos, nos lo pasábamos en grande los dos. La guarde le preparó para ir al colegio pero no del todo, el colegio es distinto, allí los niños son mucho más independientes, no les hacen tanto caso pero les enseñan mucho mejor a asumir responsabilidades (también son más y son mayores). No te agobies ya verás como todo va bien, si no estás conforme pues lo dejas en casa. No pasa nada.
    Un saludo afectuoso.
    La Vizcondesa de Saint-Luc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la azotea me suena, porque a veces me han dado ganas de subir a tirarme, jeje.

      Yo quiero eso, que se lo pase bien, no tengo especial interés en que aprenda colores o letras, sino que tenga el espacio, la seguridad y la confianza para jugar y explorar a su ritmo. En cuanto a prepararlo para el cole, eso me lo dicen mucho, pero me da pena que a un niño tan pequeño haya que adaptarlo y prepararlo para tantas cosas, en lugar de intentar hacer de nuestra sociedad un lugar un poco más "adaptado" y respetuoso con los ritmos de desarrollo de los más pequeños. Un poco idealista tal vez. En fin...
      Muchas gracias por comentar, un abrazo.

      Eliminar
    2. Una de las cosas que no me terminan de convencer de las guarderías es que parece que tienen a gala que los niños trabajen más que en la educación infantil del colegio, me parece un despropósito, en el colegio juegan mucho más. Mi abuelo era maestro de los de antes y siempre decía que para criar a un hijo se necesita un 50% de amor y un 50% de sentido común. También decía que los niños para hacerse mayores lo que tenían que hacer era comer, dormir y jugar (tenía fama de buen maestro y yo lo recuerdo estricto y serio, pero de estudiar no decía nada). Luego está lo del control de esfínteres, hija fue un "sinvivir": a los dos años y tres meses (mes de enero) mi hijo aún se hacía pis encima y parecía que teníamos que preocuparnos de que no se controlase cuando llegara el mes de septiembre, tanto insistieron que se lo pregunté al médico, y me tranquilizó diciéndome que estaba "hasta los mismísimos de las guarderías", que si con cinco años el niño no controlaba los esfínteres que podíamos empezar a preocuparnos... Con lo del control de esfínteres ya me explayo otro día...
      Un saludo.

      Eliminar
    3. Palabras sabias las de tu abuelo. Seguro que fue un gran maestro, de los que recuerdas luego con cariño toda tu vida. Y expláyate cuando quieras, me encantan los comentarios. Además que el tema de los esfínteres me tocará en breve...
      Besos.

      Eliminar
  5. Pues no sé, pero malas no creo que sean. Yo tal vez sea abucheada por lo que voy a decir, pero es mi segunda opción después de nosotros y por delante de los abuelos. Este próximo curso que empiece no va a ir porque va a estar con el padre mientras trabajo, pero el siguiente no está decidido, depende de cómo se desenvuelva el papi trabajando en casa. Si tuviese una persona que lo cuidase en su propia casa sería buena opción, alguien como decís de confianza.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué vas a ser abucheada, si yo también lo he llevado a la guardería por delante de los abuelos. Yo creo que los abuelos los cuidan genial, y desde el punto del vista del niño me parecen mejor opción. Pero desde el punto de vista de los abuelos, pues los abuelos son abuelos, tienen derecho a su libertad, a disfrutar los niños sin horarios ni responsabilidades. A nosotros nos ayudan un montón, pero siempre intentamos no "cargarlos" de más en ese sentido. Y aún así tengo la impresión de que abusamos de ellos un poco...
      Un beso.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo. Mi madre me crió y me educó, y lo hizo a mi entender muy bien. Ahora lo que quiero es que juegue con el niño y se rían y lo pasen bien, que de las responsabilidades me ocupo yo y PapádePablo :)

      Eliminar