jueves, 4 de abril de 2013

La loca de los "fulares"

Todo empezó con un Juanito recién nacido, llorón, llorón y más llorón, que sólo se calmaba con brazos, paseos y teta. 

La recién estrenada madre, ojerosa y desesperada de no poder hacer nada en todo el día por llevar un niño a los brazos pegado, leyó por internet aquí y allá y descubrió que había modos de llevar a tu bebé pegadito a ti y al mismo tiempo tener las manos libres para usar el ordenador, ejem, hacer tareas domésticas... 

El primer portabebés que compré fue un fular elástico. Había leído que para un recién nacido era uno de los más recomendados, así que me dispuse, presurosa y emocionada, a encargar uno.

La primera en la frente. No sé si era porque lo intentaba cuando el niño estaba nervioso o qué, pero Juanito no aguantaba mucho dentro. No nos adaptamos y apenas lo usé. Reconozco que cuando salía a la calle a pasear, con el movimiento, sí se quedaba tranquilito. Pero en casa, o en un bar, estando parada, se hartaba enseguida. Otra pega es que da bastante calor. Sólo vale para el invierno, al menos este modelo. Lo volví a intentar cuando era más mayorcito, con unos 8 meses, pero nada, en este caso el niño se pasaba el rato retorcido intentando mirar hacia delante. Y además, como la tela era elástica, con el peso cedía y  se me acababa bajando a la cadera.

Entonces, un día, iba yo con Juanito en el carro y me crucé con una chica que llevaba a su bebote a la cadera en una bandolera de anillas. Se les veía genial, y como soy un poco consumista impulsiva, esa misma tarde encargué una. Otro fracaso. No me apañaba ajustando la tela, se me atascaban las anillas, el niño se revolvía... un rollo. Y entretanto, mi Santovarón renegaba por tanto gasto poco aprovechado...

Otra cosa que no me gustaba del fular es que tiene mucha tela. Por eso, cuando unas semanas después tropecé por internet con unas fotos de un pouch me quedé prendada. Oye, qué cosa tan chula. Un trocito de tela y ala, el niño a la cadera. Rápido y fácil de poner y de quitar. Y luego, lo puedes guardar en el bolso tan ricamente (el pouch, no el niño ;P )

Me compré un pouch de Hostlings monísimo. Y cuando creció un
poco la niña me compré otro más grande de Petunia pickle bottom, requetemonísimo (el de la foto)... A estas alturas mi marido dejó de renegar, se resignó a mi compulsividad porteo-consumista y empezó a llamarme "la loca de los fulares".

El pouch sí que lo he usado mucho. Con Lagorda. Con Juanito lo probé sentado a la cadera, pero se me quedaba muy separado del cuerpo y no lo veía seguro. Así que lo envié al cajón, junto al fular y la bandolera de anillas...

Por suerte, cuando nació la gorda empecé a rescatar portabebés del cajón. El fular lo usé poco porque era verano. El pouch lo usé hasta los 4-5 meses en la posición de buda. La niña iba feliz, ajustadita a mí, se quedaba sobada enseguida y a mí no me resultaba pesada. Fue la primera vez que disfruté del porteo de verdad. Algún viaje al hospital a hacer papeleos para la excedencia, paseos con Juanito en el carro y ella colgada, para dormirla en casa mientras hago algunas tareas... Como nació en verano, también rescaté la bandolera del cajón y la usaba de vez en cuando. La tela es fresquita y por fin le cogí el truco a las anillas. Es cuestión de práctica, la verdad. Reconozco que la primera vez fue mi paciencia la que falló. 

Sin embargo, Lagorda está gorda. No muy gorda en realidad... vale, no sé lo que pesa, soy una #malamadredesastre que hace meses que no la pone en una báscula. Pero la niña está hermosa, tiene casi 10 meses y portearla a un hombro ya no es tan cómodo. 

Así que he aprovechado que mamá contra corriente se ha embarcado en un nuevo proyecto para dejarme llevar por mi "locura de los fulares" una vez más. Acaba de abrir una tienda de mochilas ergonómicas supermolona, que puedes visitar aquí. Pero cuidado, que tiene cosas muy chulas y te puede pasar como a mí, que tenía la tarjeta cerca y la mano ligera... y me acabo de comprar ésta Ergobaby:



¿A que es bonita? Y tiene pinta de ser comodísima. Estoy deseando que llegue a casa para estrenarla, ¡qué ilusión!


20 comentarios:

  1. Hola!
    Acabo de conocer tu blog y me encanta como cuentas las cosas, así que me quedo por aquí, que una nunca sabe cuando este tipo de info le puede ser útil.

    Besos! :)
    www.lascosasdeanouk.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estupendo, gracias por el cumplido y ¡bienvenida!
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. que guay!!! pues a disfrutarla chata!! un besooo luego te cuento cuabdo llegue MRW

    ResponderEliminar
  3. a mi me tentaban mucho los foulares...pero no me doy maña....la mochila de babyjornm o como se ponga me fue fenomenal y la usé muchisimo!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco me doy maña con el fular, supongo que el truco es encontrar el modelo de portabebé que más se adapte a tus necesidades. En mi caso el pouch me fue genial, y espero que ahora con la mochila también me vaya bien!
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Lo del pouch tiene buena pinta, quizás pruebe si hay próxima vez. Yo también tengo una Ergobaby, la azul de algodón orgánico, y estoy encantadísima. Pero jooooooooooooo, la tuya es mucho más monaaaaaaaaaa ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me costó decidirme. La azul también es muy bonita, y muy a la moda, chica, que es la que lleva Orlando Bloom, jejeje...

      Eliminar
    2. Ah, en ese caso ya me veo más estilosa XD

      Eliminar
  5. Oich, otra yonki! Yo tengo 1 fular, 2 bandoleras, tres mei tais (me los hago yo, aunque no demasiado bien...por eso tengo 3) y una manduca!

    ...y ahora quiero un tonga! Esto no se acaba nunca? A mí todo este rollo del porteo me suena como las Pringels: "cuando haces pop ya no hay stop" XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, tú tienes más "fulares" aún... Es que tienes razón, cuando empiezas se despierta el gusanillo y ya es difícil parar!! Acabo de buscar por internet lo que es un tonga y tiene buena pinta, muy fresquito para el veranito. Aunque yo ahora estoy muy contenta con mi mochila. Me llegó el viernes y ¡la estoy usando un montón! Un abrazo.

      Eliminar
  6. Yo no tengo experiencia con los fulares pero he usado la manduca (casi igual a la ergobaby) desde que la peque era chiquitina y estoy encantada con ella. Y tambien he estado tentada de comprarme otra con estampado y tejido mas de verano últimamente, son un vicio la verdad :) Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estuve dudando bastante entre la manduca y la ergobaby. Realmente son muy similares, muy buenas mochilas las dos. Sí que son un vicio, yo espero haber matado el gusanillo con esta última adquisición, pero... nunca se sabe, jejeje. Un abrazo.

      Eliminar
  7. jajajajaja.

    madre mía, con el dineral q valen todas !!! jejeje.

    a mí me dejaron una mochila de esas de toda la vida y estaba muy incómoda.
    probé la de las anillas (la compré sin haberla probado antes) y me ha salvado la vida, literalmente jejejejeje.

    espero q te vaya bien la última

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que son bastante caras! Díselo a mi marido, que no para de renegar, jejeje.
      En cuanto a la mochila esa que dices (de toda la vida), probablemente era no ergonómica. Colgonas las llaman. Y son muy incómodas, yo tengo una que me regalaron y no la he usado casi nada. Las ergonómicas son otro mundo!
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Acabo de conocer tu blog y me encanta! Yo he descubierto las "bondades" de la ergobaby hace un par de semanas y desde que la tengo prácticamente no me la he quitado. Menudo invento!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo llevo con la ergobaby menos de una semana y la estoy usando a diario. En este momento, por ejemplo, la niña duerme en ella mientras yo hago como que estudio, jejeje.
      ¡Gracias y bienvenida!

      Eliminar
  9. Madre mía, jaja, la verdad es que hay muchas opciones y hay cosas muy monas (lo de la practicidad, supongo que cada una tiene que encontrar lo que resulta más cómodo a cada bebé) así que no me extraña que os hagáis locas de los fulares... yo, conociéndome, apunto maneras, jajaja... Ya te contaré por qué me decido!!

    ResponderEliminar
  10. ME uno al grupo. Nosotros tenemos un fular elástico, una bandolera de anillas y dos mochilas (una de mi marido y otra mía). Mi marido también reniega bastante, pero lo peor es que al final acaba usando todo mejro que yo (de hecho yo me he rendido con la bandolera y el se la coloca superbien >.<). Lo que tiene tener un marido informático, que con tanto youtube acaban haciendo todo mejor que tu... (hasta cocinar...)

    ResponderEliminar
  11. ¡Buenas!
    Voy a tener a mi segunda hija en unos meses. Con la primera nos regalaron una "colgona", yo no entendía nada, pero la cosa es que la niña iba incómoda y casi no la usamos. Ahora me planteo una ergonómica, pero que se pueda usar desde el nacimiento. ¿Qué es eso del pouch? ¿Cuál me recomendáis, que veo que sois expertas??? Me parecen chulas las que el bebé puede ir de lado, he visto la Ergobaby, que tiene adaptador para recien nacidos, pero me parece que puede pasar mucho calor, y que en vertical irá más incómoda, ¿no?

    ¡Gracias!

    ResponderEliminar